La mejor manera de desatascar las tuberías

La mejor manera de desatascar las tuberías

Los atascos en las tuberías son bastantes frecuentes y es algo fácil de detectar. Cuando el agua tarda en desaparecer del lavabo, fregadero, etc., seguramente está empezando a obstruirse la tubería y, aunque no haya atasco todavía, es un síntoma de que está comenzando.

Desatascar las tuberías

Si el atasco está formado, habrá que buscar soluciones rápidamente. Dependiendo de cuánta agua trague la tubería, probaremos distintos métodos. A continuación, describimos algunas tareas sencillas que ayudarán a desatascar cualquier tubería.

Consejos para eliminar atascos en las tuberías

Lo primero que haremos es verter agua caliente y comprobar si se disuelve el pequeño atasco. El agua es mejor que no esté hirviendo a no ser que estemos completamente seguros de que nuestras tuberías la resisten.

También es muy eficaz utilizar el tradicional desatascador (aplicar en el borde una capa gruesa de vaselina hace que succione con más fuerza). La forma correcta sería bombear durante dos o tres minutos, comprobar si el agua se va por el desagüe y, de no ser así, repetir la operación.

Si el atasco se ha eliminado, es aconsejable dejar correr agua caliente para que arrastre totalmente los residuos que puedan quedar.

Si el atasco persiste, el siguiente paso consiste en limpiar las tuberías con levadura y vinagre. Se vierte una taza (de las de café) de levadura en la cañería obstruida e, inmediatamente después, otra de vinagre. A continuación, se tapa el desagüe y se deja unos minutos. Una vez transcurrido el tiempo, verter abundante agua caliente.

Cuando el atasco se produce alrededor del sumidero, en el lavabo, ducha o bañera, lo mejor para limpiarlo es desatornillar la pieza. Después, eliminar cualquier residuo que veamos (normalmente se quedan pelos enredados) y limpiar a fondo la boca del desagüe.

Si con todo esto la tubería sigue atascada, lo mejor es confiar en profesionales especializados que resolverán el problema de inmediato.