Cómo mantener las tuberías limpias

Cómo mantener las tuberías limpias

Los atascos en las tuberías son algo habitual. Cuando ocurre esto es un verdadero trastorno y necesitamos soluciones sencillas y rápidas. Hay una técnica que funciona bastante bien para desatascar, consiste en verter vinagre y amoniaco a partes iguales directamente en la cañería afectada.

Sin embargo, lo mejor es prevenir. Unas tuberías limpias de residuos nos pueden evitar ese temido atasco y no es una tarea difícil de realizar. Vamos a ver algunas cosas que se pueden hacer para mantener las tuberías en perfecto estado durante mucho tiempo.

Cómo mantener las tuberías limpias

En el baño

– Utilizar protecciones en todas las entradas de los desagües que sea posible. Esto impedirá que entren residuos sólidos, que son la causa más frecuente de los atascos. Limpiar las protecciones a menudo. Esto evitará que, al pasar el agua, se cuele la suciedad que han acumulado.

– Al ducharnos, es inevitable que caigan pelos que van directos al desagüe. Para que no acaben obstruyendo las cañerías, es recomendable, una vez a la semana, levantar y limpiar la protección. Después, con unas pinzas, retirar los pelos que se hayan quedado en la boca de la tubería.

– Evitar echar grandes cantidades de papel higiénico al inodoro, pero, sobre todo, no tirar nunca toallitas húmedas.

En la cocina

– Al igual que en el baño, hacer uso de protecciones. En las cocinas es muy frecuente el atasco en el fregadero. Esto se debe a los restos de comida que caen al limpiar la vajilla. Aquí hemos de tener un cuidado especial y mantener la protección siempre limpia.

– Limpiar una vez por semana las tuberías con amoníaco líquido. Para ello, verter un litro de este producto y dejarlo actuar toda la noche. Por la mañana, echar agua caliente por la boca de la cañería.

Con estas recomendaciones, las tuberías estarán impecables y los atascos no serán tan frecuentes.